Tango alemán

Es ampliamente conocido el hecho de que el tango, antes de ser aceptado por la sociedad argentina (mejor dicho, antes de dejar de ser una música marginal), tuvo que pasar primero por los lugares que le darían la legitimidad simbólica necesaria especialmente a los ojos de las clases altas, y esos lugares se hallaban muy lejos de aquí, en Europa.

París fue el gran centro que siempre se menciona en la historia del tango, lugar al que la alta sociedad argentina de la época observaba atenta a las nuevas modas. Muchos músicos argentinos de tango se hicieron conocidos primero allí antes de regresar triunfantes a la Argentina, y en otros casos se quedaron viviendo de su música en el viejo continente. El tango prendió no sólo en Francia sino en otros países como Alemania, donde se constituyó en un ritmo bastante popular.

En Europa no se trataba sólo de un ritmo foráneo sin más, sino que fue adoptado en muchos casos como parte del repertorio habitual de las orquestas, a la par de otras músicas como el jazz. Así es como podemos encontrarnos con tangos escritos en Europa por europeos, y en idiomas tan diferentes al castellano como el alemán, el yiddish o el ruso.

En el caso de Alemania tenemos numerosos tangos escritos desde las primeras décadas del siglo XX como ejemplos que atestiguan la gran atracción que el mismo ejercía y sigue ejerciendo en los alemanes hasta el día de hoy.

Los puristas del tango argentino suelen mirar con algo de desdén el tango europeo, ya que el sentido del ritmo, el fraseo y la orquestación entre otros aspectos tienen diferencias, desde sutiles hasta notorias. Los textos también son diferentes y naturalmente no guardan el mismo significado ya que pertenecen a un medio social y cultural ajeno.

 

Desde el punto de vista argentino, en muchos casos puede parecer que el tango europeo perdió la gracia del original, aunque no podemos decir que carece de un encanto particular. Es la manera en que los europeos lo perciben y lo entienden. Lo tocan de acuerdo a su propio gusto e idiosincrasia, sin querer parecerse necesariamente a sus colegas argentinos. Por eso podemos considerar al tango europeo como un producto genuino que toma un poco de lo mejor que ha dado la cultura popular argentina para apropiárselo a su modo.

No ha sido sencillo seleccionar tangos para ilustrar este artículo entre la numerosa cantidad que puede encontrarse en la web. Sin duda esta más que breve selección tiene el inevitable defecto de ser arbitraria e incompleta, pero da una idea de cómo era el tango alemán desarrollado entre las décadas de 1920 y 1940.

Para finalizar, comparto un video de una orquesta alemana actual que recrea maravillosamente el estilo de la década de 1920 interpretando un popular tango de la época.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s