Un poema desde ‘la otra orilla’

Me resulta interesante ver cómo muchas veces se continúa la cultura alemana fuera de los países y regiones de habla alemana. El idioma es sin dudas el elemento más importante que define a una cultura y una identidad, y el hecho de que alguien escriba una historia o un poema en alemán en una tierra lejana, le confiere a ese escrito unas connotaciones especiales.

El simple hecho de escribir en alemán en un país como Argentina implica una actitud determinada, una toma de posición, frente al hecho de ser parte de una minoría y las circunstancias que la atraviesan. Y eso hace que tanto las motivaciones para escribir como los temas elegidos sean tengan sus particularidades.

Hace un tiempo conseguí un libro llamado Vom Andern Ufer. Deutsche Gedichte aus Argentinien, o Desde la otra orilla. Poesía alemana de Argentina, una colección de poemas de diversos autores de la colectividad alemana local. Apareció en 1943 y fue editado en el país por la Deutscher Volksbund für Argentinien.

Esa fecha guarda relación con el contenido de varios de sus poemas, relacionados con la guerra y el nacionalismo, algunos de tendencia abiertamente filonazi. Pero también hay poemas escritos desde otro lugar, que hacen referencia a la Argentina desde la mirada asombrada y curiosa del inmigrante o expresan sentimientos relacionados con el desarraigo y la nostalgia por la tierra natal.

El poema que transcribo aquí, con su traducción más abajo, es uno de estos últimos, y creo que ejemplifica bastante bien lo que decía al principio acerca de las motivaciones para escribir y las temáticas elegidas. Seguramente un poema así sólo podría haberse escrito muy lejos de Alemania.

von-andern-ufer

Viel deutsches Volk

Viel deutsches Volk lebt in der Welt zerstreut,
Furcht fremden Acker, Kind und Kindeskind
Blüht unter fremder Sonne, fremdem Wind.
Und alles, was sie quält und was sie freut,

Das wurzelt tief in jenem fremden Land.
Und einer fremden Sprache spröder Klang
Ward ihnen Kleid, ward Beten und Gesang,
Macht innre Stimmen stumm, hält sie gebannt.

Doch manchmal wirkt’s wie himmlische Gewalt,
Daß mitten in des heißen Tages Hast
Das tiefste Wesen aufschreit mi Kontrast,
So weh wird ihm, so einsam, fremd und kalt.

Dann ist die Stunde da, wo das geschieht:
Ein Quell, der schlief, urplötzlich springt.
Im Blute singt, ganz heimlich singt,
Die ferne Heimat wie ein stürmisch Lied.

Otto Czierski

 

Mucho pueblo alemán

Vive disperso en el mundo, mucho pueblo alemán,
Temen ese suelo lejano, el hijo y el hijo del hijo.
Florecen bajo un sol y un viento extraños.
Y todos sus gozos y tormentos,

Hondo se arraigan en aquella tierra ignota.
Y el duro acento de una lengua ajena,
Les sirvió de canto, rezo y vestimenta.
Acallando sus voces interiores,
Y teniéndolas cautivas.

Pero viene a veces, en el calor del día,
Un poder, como del cielo,
Y rompe en llanto el ser en lo más hondo,
Tan dolido, tan solo, tan extraño y tan frío.

Y en esa hora, cuando acontece,
Surge de repente un manantial dormido.
Y suena en la sangre, en el mayor secreto,
La patria lejana como un canto tormentoso.

Otto Czierski

(traducción: Der Weltenbummler)

 

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s